No se puede contar en detalle lo que ocurre en Nassim, porque la idea es que ni siquiera quien la interprete sepa de qué se trata lo que tendrá que hacer. De hecho, en un inicio el guion está en otra parte y se va proyectando en el escenario con un ritmo que define su propio autor.

Esta es el experimento teatral más reciente del dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour, autor de Conejo blanco, conejo rojo, obra traducida a más de 25 idiomas y estrenada en Chile el año pasado.

Nassim es una obra autobiográfica que reflexiona con simpleza, ternura y humor sobre la capacidad del lenguaje de acercarnos y distanciarnos. Por momentos se parecerá a una clase de farsi, el idioma nacional de Irán. Una clase con ilustraciones, proyecciones, té y tomates interpretada por el propio Nassim junto a una actriz o un actor diferente cada función.

Nassim se estrenó el año pasado en el Teatro Bush de Londres. “Una celebración inusualmente vívida de la vida del teatro”, publicó el diario inglés The Guardian. La obra ganó el premio Scotsman Fringe First y ya se ha presentado en Inglaterra, Escocia, Alemania, Dinamarca, Italia, Corea del Sur, Australia, Canadá, México y Perú.

La obra se presenta en el Teatro Biobío con el patrocinio de British Council Chile y con el apoyo de la Embajada de Alemania en Chile.