Es casi imposible imaginar una navidad sin Cascanueces, el ballet de Tchaikovski que emociona al público de todo el mundo. Esta obra, principalmente un divertimento, es una pequeña fantasía con gran selección de danzas, cada una más imaginativa e inesperada que la anterior.